¿Por qué Asia y Por qué Ahora?

Para entender este viaje primero convendría explicar mi historia, aunque algunos ya la sepáis. A los 15 años me veo obligado a mudarme a Estados Unidos, concretamente a New Jersey, dejando así Vigo, donde había vivido toda mi vida. En New Jersey paso 1 año y medio donde aparte de trabajar en un restaurante consigo sacarme el bachillerato. Después de meditarlo un tiempo decido volver a Vigo para seguir mis estudios y retomar la vida que había dejado allí. En ese momento es cuando se produce el llamado “choque cultural inverso” que muchos ya conocéis porque también os ha pasado. Vuelves a tu hogar, a tu ciudad, pero a pesar de que muchas cosas siguen como las recordabas, algo dentro de ti te dice que todo ha cambiado, y así es, el primero que ha cambiado eres tú. Tu tiempo fuera hace que veas las cosas desde otro prisma y una vez pasan las primeras semanas de tu vuelta comienzas a tener la sensación de estar perdido en tu propia ciudad. Pasado un tiempo recuperas tu lugar, comienzas nuevas relaciones personales, afrontas nuevos retos y todo comienza a cobrar sentido pero aunque todo parezca fluir bien por un tiempo sabes perfectamente que nada será igual.

Esa sensación de ser un apátrida en tu propia tierra unido a otros factores tanto personales como laborales hizo que al cabo de 8 años de haber vuelto de Estados Unidos tomara la decisión de mudarme a Ámsterdam. En 5 años viviendo en tierras holandesas he tenido la oportunidad de crecer en el mundo laboral ejerciendo diferentes puestos, mejorar de manera considerable mi nivel de inglés y también estoy a punto de sacarme la carrera de Comunicación. Se podría decir que he aprovechado bastante el tiempo que he pasado aquí, el hecho de vivir en un país extranjero de manera independiente ha hecho que madurase más rápido y la convivencia diaria con gente de todo tipo de culturas ha hecho que crezca personalmente también. Aunque ha habido multitud de factores positivos durante mi estancia en Holanda uno no puede olvidar todos esos momentos donde uno se ha sentido solo al estar lejos de su familia, los problemas derivados de las diferencias culturales entre países tan diferentes como el holandés y el español y tantas otras pequeñas cosas que a uno le van sucediendo cuando sale fuera de su zona de confort. Por suerte siempre he estado rodeado de gente que se preocupaba por mí en mayor o menor medida y eso hace que tus amigos se conviertan de alguna manera en tu familia, los vínculos se estrechan con la gente que tienes cerca al faltar el calor de los tuyos.

315568_10200412147480577_966922225_nA finales del año pasado comencé a notar que mi aventura en Ámsterdam estaba llegando a su fin. Este sentimiento se acrecentó en Diciembre durante mi primer viaje a Asia, concretamente a Vietnam. El hecho de viajar completamente solo a un lugar tan lejano hizo que me sintiera capaz de cualquier cosa y despertó en mí la llama de la curiosidad, llama que cada día se acrecienta más.

 

En Vietnam descubrí un paraíso de lugares fascinantes y que en ocasiones parecen olvidados. Su exótica cultura y el calor de sus gentes se mezclan con el caos y la confusión creada por el tráfico de las grandes ciudades. Un país desorganizado y caótico donde uno puede esperar horas en la cola para casi cualquier trámite pero que ofrece al visitante un abanico enorme de sitios que visitar. Playas paradisíacas y apenas pobladas, ciudades escondidas entre montañas y arrozales o viajes en barco a través de cuevas milenarias. Durante mis 14 días en Vietnam traté de recorrer los lugares más interesantes y tuve tiempo de descubrir sitios verdaderamente espectaculares.

Comencé mimg_20160102_145902i viaje en Ho Chi Minh (Saigón) donde estuve unos 4 días y tuve la oportunidad de visitar los puntos más importantes de la ciudad, sus museos y los “Cu Chi Tunnels” (los túneles construidos por el Vietcong durante la guerra del Vietnam para protegerse de los estadounidenses). De ahí me desplacé a Vung-Tau donde pude pasear por sus playas, visitar el Faro, la estatua del Cristo y degustar su sabroso marisco y pescado. El plan era pasar solamente un día allí pero tuve la suerte de conocer a una vietnamita maravillosa, Hanna, que me hizo de guía y me descubrió los mejores lugares de la zona. Posteriormente visitaría la antigua capital de Vietnam, Hoi An, donde pasaría el fin de año con unos hermanos argentinos que se habían encontrado después de 3 años sin verse. Mi viaje finalizó en Hanoi con sendas visitas al templo de Ninh Binh en la región del delta del río rojo y a la bahía de Halong. En próximos posts trataré más detenidamente el viaje realizado a Vietnam en Diciembre de 2015 pero ahora es momento de explicar mi viaje.

Justo dentro de un mes, el 14 de Noviembre, saldré de Ámsterdam con rumbo a Bangkok, Tailandia, que será el primer país de los 6 que visitaré durante 4 meses. Posteriormente Vietnam, Camboya, Laos, Filipinas e Indonesia se convertirán en mi hogar en lo que quiero que sea una aventura compartida con todos vosotros. Durante mis viajes iré subiendo un post escrito semanal todos los miércoles y un vídeo de resumen de toda la semana todos los domingos. A través de estas dos plataformas pretendo contar no solo los lugares que descubro sino también como transcurren las relaciones personales con la gente del lugar. La diferencia principal entre este blog y otros blogs de viajes es precisamente esa, quiero que conozcáis los sitios en los que estoy, las comidas, su música, etc. Pero quiero centrarme específicamente en las personas, quiero darles nombre y descubriros como son, que piensan, cuáles son sus metas, como se relacionan con los extranjeros, en definitiva, conocer historias de gente con orígenes y procedencia tan distintas a las nuestras.

Este viaje transcurre al mismo tiempo que el desarrollo de la tesina para mi carrera, así que dependiendo de la carga de trabajo que tenga puede ser que alguna semana se retrase la subida de nuevo contenido al blog, no obstante trataré de informaros en caso de que esto ocurra. Mi tesina está basada en una ONG ubicada en Camboya así que durante mi estancia en tierras Camboyanas también haré un reportaje especial sobre su trabajo y os contaré un poco cómo funcionan las ONGs en el sudeste asiático.

Esto es todo por el momento, solo me queda daros las gracias a todos por seguirme y esperar que os guste lo que voy subiendo. Las plataformas que usaré para manteneros informados de mi viaje serán este blog, a través del cual podéis acceder a todos los posts escritos y los vídeos subidos a Youtube, Twitter donde iré subiendo primordialmente fotos en tiempo real y Facebook que usaré para tanto fotos como vídeos en directo. No dudéis en participar y contarme vuestras opiniones. Nos vemos pronto!!